Aula de Palabras

Aula de Palabras
La magia de leer en aulas fantásticas
Este Blog intenta ser un espacio para compartir experiencias y reflexiones en torno a la Lengua y la Literatura y su función educativa sistemática y asistemática.
Las palabras nos muestran, dan cuenta de la configuración de nuestro mundo íntimo y público.
El lenguaje y el arte literario constituyen armas poderosas de formación educativa para la sociedad.



domingo, 13 de diciembre de 2009

Historias de otros para compartir: El abeto



Hans Christian Andersen

Allá en el bosque había un abeto, lindo y pequeñito. Crecía en un buen sitio, le daba el sol y no le faltaba aire, y a su alrededor se alzaban muchos compañeros mayores, tanto abetos como pinos.

Pero el pequeño abeto sólo suspiraba por crecer; no le importaban el calor del sol ni el frescor del aire, ni atendía a los niños de la aldea, que recorran el bosque en busca de fresas y frambuesas, charlando y correteando. A veces llegaban con un puchero lleno de los frutos recogidos, o con las fresas ensartadas en una paja, y, sentándose junto al menudo abeto, decían: «¡Qué pequeño y qué lindo es!». Pero el arbolito se enfurruñaba al oírlo.

Al año siguiente había ya crecido bastante, y lo mismo al otro año, pues en los abetos puede verse el número de años que tienen por los círculos de su tronco.

“¡Ay!, ¿por qué no he de ser yo tan alto como los demás?” -suspiraba el arbolillo-. Podría desplegar las ramas todo en derredor y mirar el ancho mundo desde la copa. Los pájaros harían sus nidos entre mis ramas, y cuando soplara el viento, podría mecerlas e inclinarlas con la distinción y elegancia de los otros.

Le eran indiferentes la luz del sol, las aves y las rojas nubes que, a la mañana y al atardecer, desfilaban en lo alto del cielo.

Cuando llegaba el invierno, y la nieve cubría el suelo con su rutilante manto blanco, muy a menudo pasaba una liebre, en veloz carrera, saltando por encima del arbolito. ¡Lo que se enfadaba el abeto! Pero transcurrieron dos inviernos más y el abeto había crecido ya bastante para que la liebre hubiese de desviarse y darle la vuelta. «¡Oh, crecer, crecer, llegar a ser muy alto y a contar años y años: esto es lo más hermoso que hay en el mundo!», pensaba el árbol.

En otoño se presentaban indefectiblemente los leñadores y cortaban algunos de los árboles más corpulentos. La cosa ocurría todos los años, y nuestro joven abeto, que estaba ya bastante crecido, sentía entonces un escalofrío de horror, pues los magníficos y soberbios troncos se desplomaban con estridentes crujidos y gran estruendo. Los hombres cortaban las ramas, y los árboles quedaban desnudos, larguiruchos y delgados; nadie los habría reconocido. Luego eran cargados en carros arrastrados por caballos, y sacados del bosque.

¿Adónde iban? ¿Qué suerte les aguardaba?

En primavera, cuando volvieron las golondrinas y las cigüeñas, les preguntó el abeto:

-¿No saben adónde los llevaron ¿No los han visto en alguna parte?

Las golondrinas nada sabían, pero la cigüeña adoptó una actitud cavilosa y, meneando la cabeza, dijo:

-Sí, creo que sí. Al venir de Egipto, me crucé con muchos barcos nuevos, que tenían mástiles espléndidos. Juraría que eran ellos, pues olían a abeto. Me dieron muchos recuerdos para ti. ¡Llevan tan alta la cabeza, con tanta altivez!

-¡Ah! ¡Ojalá fuera yo lo bastante alto para poder cruzar los mares! Pero, ¿qué es el mar, y qué aspecto tiene?

-¡Sería muy largo de contar! -exclamó la cigüeña, y se alejó.

-Alégrate de ser joven -decían los rayos del sol-; alégrate de ir creciendo sano y robusto, de la vida joven que hay en ti.

Y el viento le prodigaba sus besos, y el rocío vertía sobre él sus lágrimas, pero el abeto no lo comprendía.

Al acercarse las Navidades eran cortados árboles jóvenes, árboles que ni siquiera alcanzaban la talla ni la edad de nuestro abeto, el cual no tenía un momento de quietud ni reposo; le consumía el afán de salir de allí. Aquellos arbolitos -y eran siempre los más hermosos- conservaban todo su ramaje; los cargaban en carros tirados por caballos y se los llevaban del bosque.

«¿Adónde irán éstos? –se preguntaba el abeto-. No son mayores que yo; uno es incluso más bajito. ¿Y por qué les dejan las ramas? ¿Adónde van?».

-¡Nosotros lo sabemos, nosotros lo sabemos! -piaron los gorriones-. Allá, en la ciudad, hemos mirado por las ventanas. Sabemos adónde van. ¡Oh! No puedes imaginarte el esplendor y la magnificencia que les esperan. Mirando a través de los cristales vimos árboles plantados en el centro de una acogedora habitación, adornados con los objetos más preciosos: manzanas doradas, pastelillos, juguetes y centenares de velitas.

-¿Y después? -preguntó el abeto, temblando por todas sus ramas-. ¿Y después? ¿Qué sucedió después?

-Ya no vimos nada más. Pero es imposible pintar lo hermoso que era.

-¿Quién sabe si estoy destinado a recorrer también tan radiante camino? -exclamó gozoso el abeto-. Todavía es mejor que navegar por los mares. Estoy impaciente por que llegue Navidad. Ahora ya estoy tan crecido y desarrollado como los que se llevaron el año pasado. Quisiera estar ya en el carro, en la habitación calentita, con todo aquel esplendor y magnificencia. ¿Y luego? Porque claro está que luego vendrá algo aún mejor, algo más hermoso. Si no, ¿por qué me adornarían tanto? Sin duda me aguardan cosas aún más espléndidas y soberbias. Pero, ¿qué será? ¡Ay, qué sufrimiento, qué anhelo! Yo mismo no sé lo que me pasa.

-¡Gózate con nosotros! -le decían el aire y la luz del sol goza de tu lozana juventud bajo el cielo abierto.

Pero él permanecía insensible a aquellas bendiciones de la Naturaleza. Seguía creciendo, sin perder su verdor en invierno ni en verano, aquel su verdor oscuro. Las gentes, al verlo, decían: -¡Hermoso árbol!-. Y he ahí que, al llegar Navidad, fue el primero que cortaron. El hacha se hincó profundamente en su corazón; el árbol se derrumbó con un suspiro, experimentando un dolor y un desmayo que no lo dejaron pensar en la soñada felicidad. Ahora sentía tener que alejarse del lugar de su nacimiento, tener que abandonar el terruño donde había crecido. Sabía que nunca volvería a ver a sus viejos y queridos compañeros, ni a las matas y flores que lo rodeaban; tal vez ni siquiera a los pájaros. La despedida no tuvo nada de agradable.

El árbol no volvió en sí hasta el momento de ser descargado en el patio junto con otros, y entonces oyó la voz de un hombre que decía:

-¡Ese es magnífico! Nos quedaremos con él.

Y se acercaron los criados vestidos de gala y transportaron el abeto a una hermosa y espaciosa sala. De todas las paredes colgaban cuadros, y junto a la gran estufa de azulejos había grandes jarrones chinos con leones en las tapas; había también mecedoras, sofás de seda, grandes mesas cubiertas de libros ilustrados y juguetes, que a buen seguro valdrían cien veces cien escudos; por lo menos eso decían los niños. Hincaron el abeto en un voluminoso barril lleno de arena, pero no se veía que era un barril, pues de todo su alrededor pendía una tela verde, y estaba colocado sobre una gran alfombra de mil colores. ¡Cómo temblaba el árbol! ¿Qué vendría luego?

Criados y señoritas corrían de un lado para otro y no se cansaban de colgarle adornos y más adornos. En una rama sujetaban redecillas de papeles coloreados; en otra, confites y caramelos; colgaban manzanas doradas y nueces, cual si fuesen frutos del árbol, y ataron a las ramas más de cien velitas rojas, azules y blancas. Muñecas que parecían personas vivientes -nunca había visto el árbol cosa semejante- flotaban entre el verdor, y en lo más alto de la cúspide centelleaba una estrella de metal dorado. Era realmente magnífico, increíblemente magnífico.

-Esta noche -decían todos-, esta noche sí que brillará.

«¡Oh! -pensaba el árbol-, ¡ojalá fuese ya de noche! ¡Ojalá encendiesen pronto las luces! ¿Y qué sucederá luego? ¿Acaso vendrán a verme los árboles del bosque? ¿Volarán los gorriones frente a los cristales de las ventanas? ¿Seguiré aquí todo el verano y todo el invierno, tan primorosamente adornado?».

Creía estar enterado, desde luego; pero de momento era tal su impaciencia, que sufría fuertes dolores de corteza, y para un árbol el dolor de corteza es tan malo como para nosotros el de cabeza.

Al fin encendieron las luces. ¡Qué brillo y magnificencia! El árbol temblaba de emoción por todas sus ramas; tanto, que una de las velitas prendió fuego al verde. ¡Y se puso a arder de verdad!

-¡Dios nos ampare! -exclamaron las jovencitas, corriendo a apagarlo. El árbol tuvo que esforzarse por no temblar. ¡Qué fastidio! Le disgustaba perder algo de su esplendor; todo aquel brillo lo tenía como aturdido. He aquí que entonces se abrió la puerta de par en par, y un tropel de chiquillos se precipitó en la sala, que no parecía sino que iban a derribar el árbol; les seguían, más comedidas, las personas mayores. Los pequeños se quedaron clavados en el suelo, mudos de asombro, aunque sólo por un momento; enseguida se reanudó el alborozo; gritando con todas sus fuerzas, se pusieron a bailar en torno al árbol, del que fueron descolgándose uno tras otro los regalos.

«¿Qué hacen? -pensaba el abeto-. ¿Qué ocurrirá ahora?».

Las velas se consumían, y al llegar a las ramas eran apagadas. Y cuando todas quedaron extinguidas, se dio permiso a los niños para que se lanzasen al saqueo del árbol. ¡Oh, y cómo se lanzaron! Todas las ramas crujían; de no haber estado sujeto al techo por la cúspide con la estrella dorada, seguramente lo habrían derribado.

Los chiquillos saltaban por el salón con sus juguetes, y nadie se preocupaba ya del árbol, aparte la vieja ama, que, acercándose a él, se puso a mirar por entre las ramas. Pero sólo lo hacía por si había quedado olvidado un higo o una manzana.

-¡Un cuento, un cuento! - gritaron de pronto, los pequeños, y condujeron hasta el abeto a un hombre bajito y rollizo.

El hombre se sentó debajo de la copa.

-Pues así estamos en el bosque -dijo-, y el árbol puede sacar provecho, si escucha. Pero os contaré sólo un cuento y no más. ¿Prefieren el de Ivede-Avede o el de Klumpe-Dumpe, que se cayó por las escaleras y, no obstante, fue ensalzado y obtuvo a la princesa? ¿Qué os parece? Es un cuento muy bonito.

-¡Ivede-Avede! -pidieron unos, mientras los otros gritaban-: ¡Klumpe-Dumpe!

¡Menudo griterío y alboroto se armó! Sólo el abeto permanecía callado, pensando: «¿y yo, no cuento para nada? ¿No tengo ningún papel en todo esto?». Claro que tenía un papel, y bien que lo había desempeñado.

El hombre contó el cuento de Klumpe-Dumpe, que se cayó por las escaleras y, sin embargo, fue ensalzado y obtuvo a la princesa. Y los niños aplaudieron, gritando: -¡Otro, otro!-. Y querían oír también el de Ivede-Avede, pero tuvieron que contentarse con el de Klumpe-Dumpe. El abeto seguía silencioso y pensativo; nunca las aves del bosque habían contado una cosa igual. «Klumpe-Dumpe se cayó por las escaleras y, con todo, obtuvo a la princesa. De modo que así va el mundo» -pensó, creyendo que el relato era verdad, pues el narrador era un hombre muy afable-. «¿Quién sabe? Tal vez yo me caiga también por las escaleras y gane a una princesa». Y se alegró ante la idea de que al día siguiente volverían a colgarle luces y juguetes, oro y frutas.

«Mañana no voy a temblar -pensó-. Disfrutaré al verme tan engalanado. Mañana volveré a escuchar la historia de KlumpeDumpe, y quizá, también la de Ivede-Avede». Y el árbol se pasó toda la noche silencioso y sumido en sus pensamientos.

Por la mañana se presentaron los criados y la muchacha.

«Ya empieza otra vez la fiesta», pensó el abeto. Pero he aquí que lo sacaron de la habitación y, arrastrándolo escaleras arriba, lo dejaron en un rincón oscuro, al que no llegaba la luz del día.

«¿Qué significa esto? –se preguntó el árbol-. ¿Qué voy a hacer aquí? ¿Qué es lo que voy a oír desde aquí?». Y, apoyándose contra la pared, venga cavilar y más cavilar. Y por cierto que tuvo tiempo sobrado, pues iban transcurriendo los días y las noches sin que nadie se presentara; y cuando alguien lo hacía, era sólo para depositar grandes cajas en el rincón. El árbol quedó completamente ocultado; ¿era posible que se hubieran olvidado de él?

«Ahora es invierno allá fuera -pensó-. La tierra está dura y cubierta de nieve; los hombres no pueden plantarme; por eso me guardarán aquí, seguramente hasta la primavera. ¡Qué considerados son, y qué buenos! ¡Lástima que sea esto tan oscuro y tan solitario! No se ve ni un mísero lebrato. Bien considerado, el bosque tenía sus encantos, cuando la liebre pasaba saltando por el manto de nieve; pero entonces yo no podía soportarlo. ¡Esta soledad de ahora sí que es terrible!».

«Pip, pip», murmuró un ratoncillo, asomando quedamente, seguido a poco de otro; y, husmeando el abeto, se ocultaron entre sus ramas.

-¡Hace un frío de espanto! -dijeron-. Pero aquí se está bien. ¿Verdad, viejo abeto?

-¡Yo no soy viejo! -protestó el árbol-. Hay otros que son mucho más viejos que yo.

-¿De dónde vienes? ¿Y qué sabes? -preguntaron los ratoncillos. Eran terriblemente curiosos-. Háblanos del más bello lugar de la Tierra. ¿Has estado en él? ¿Has estado en la despensa, donde hay queso en los anaqueles y jamones colgando del techo, donde se baila a la luz de la vela y donde uno entra flaco y sale gordo?

-No lo conozco -respondió el árbol-; pero, en cambio, conozco el bosque, donde brilla el sol y cantan los pájaros -. Y les contó toda su infancia; y los ratoncillos, que jamás oyeran semejantes maravillas, lo escucharon y luego exclamaron: - ¡Cuántas cosas has visto! ¡Qué feliz has sido!

-¿Yo? -replicó el árbol; y se puso a reflexionar sobre lo que acababa de contarles-. Sí; en el fondo, aquéllos fueron tiempos dichosos. Pero a continuación les relató la Nochebuena, cuando lo habían adornado con dulces y velillas.

-¡Oh! -repitieron los ratones-, ¡y qué feliz has sido, viejo abeto!

-¡Digo que no soy viejo! -repitió el árbol-. Hasta este invierno no he salido del bosque. Estoy en lo mejor de la edad, sólo que he dado un gran estirón.

-¡Y qué bien sabes contar! -prosiguieron los ratoncillos; y a la noche siguiente volvieron con otros cuatro, para que oyesen también al árbol; y éste, cuanto más contaba, más se acordaba de todo y pensaba: «La verdad es que eran tiempos agradables aquéllos. Pero tal vez volverán, tal vez volverán. Klumpe-Dumpe se cayó por las escaleras y, no obstante, obtuvo a la princesa; quizás yo también consiga una». Y, de repente, el abeto se acordó de un abedul lindo y pequeñín de su bosque; para él era una auténtica y bella princesa.

-¿Quién es Klumpe-Dumpe? -preguntaron los ratoncillos. Entonces el abeto les narró toda la historia, sin dejarse una sola palabra; y los animales, de puro gozo, sentían ganas de trepar hasta la cima del árbol. La noche siguiente acudieron en mayor número aún, y el domingo se presentaron incluso dos ratas; pero a éstas el cuento no les pareció interesante, lo cual entristeció a los ratoncillos, que desde aquel momento lo tuvieron también en menos.

-¿Y no sabe usted más que un cuento? -inquirieron las ratas.

-Sólo sé éste -respondió el árbol-. Lo oí en la noche más feliz de mi vida; pero entonces no me daba cuenta de mi felicidad.

-Pero si es una historia la mar de aburrida. ¿No sabe ninguna de tocino y de velas de sebo? ¿Ninguna de despensas?

-No -confesó el árbol.

-Entonces, muchas gracias -replicaron las ratas, y se marcharon a reunirse con sus congéneres.

Al fin, los ratoncillos dejaron también de acudir, y el abeto suspiró: «¡Tan agradable como era tener aquí a esos traviesos ratoncillos, escuchando mis relatos! Ahora no tengo ni eso. Cuando salga de aquí, me resarciré del tiempo perdido».

Pero ¿iba a salir realmente? Pues sí; una buena mañana se presentaron unos hombres y comenzaron a rebuscar por el desván. Apartaron las cajas y sacaron el árbol al exterior. Cierto que lo tiraron al suelo sin muchos miramientos, pero un criado lo arrastró hacia la escalera, donde brillaba la luz del día.

«¡La vida empieza de nuevo!», pensó el árbol, sintiendo en el cuerpo el contacto del aire fresco y de los primeros rayos del sol; estaba ya en el patio. Todo sucedía muy rápidamente; el abeto se olvidó de sí mismo: ¡había tanto que ver a su alrededor! El patio estaba contiguo a un jardín, que era una ascua de flores; las rosas colgaban, frescas o fragantes, por encima de la diminuta verja; estaban en flor los tilos, y las golondrinas chillaban, volando: «¡Quirrevirrevit, ha vuelto mi hombrecito!». Pero no se referían al abeto.

«¡Ahora a vivir!», pensó éste alborozado, y extendió sus ramas. Pero, ¡ay!, estaban secas y amarillas; y allí lo dejaron entre hierbajos y espinos. La estrella de oropel seguía aún en su cúspide, y relucía a la luz del sol.

En el patio jugaban algunos de aquellos alegres muchachuelos que por Nochebuena estuvieron bailando en torno al abeto y que tanto lo habían admirado. Uno de ellos se le acercó corriendo y le arrancó la estrella dorada.

-¡Miren lo que hay todavía en este abeto, tan feo y viejo! -exclamó, subiéndose por las ramas y haciéndolas crujir bajo sus botas.

El árbol, al contemplar aquella magnificencia de flores y aquella lozanía del jardín y compararlas con su propio estado, sintió haber dejado el oscuro rincón del desván. Recordó su sana juventud en el bosque, la alegre Nochebuena y los ratoncillos que tan a gusto habían escuchado el cuento de Klumpe-Dumpe.

«¡Todo pasó, todo pasó! -dijo el pobre abeto-. ¿Por qué no supe gozar cuando era tiempo? Ahora todo ha terminado».

Vino el criado, y con un hacha cortó el árbol a pedazos, formando con ellos un montón de leña, que pronto ardió con clara llama bajo el gran caldero. El abeto suspiraba profundamente, y cada suspiro semejaba un pequeño disparo; por eso los chiquillos, que seguían jugando por allí, se acercaron al fuego y, sentándose y contemplándolo, exclamaban: «¡Pif, paf!». Pero a cada estallido, que no era sino un hondo suspiro, pensaba el árbol en un atardecer de verano en el bosque o en una noche de invierno, bajo el centellear de las estrellas; y pensaba en la Nochebuena y en KlumpeDumpe, el único cuento que oyera en su vida y que había aprendido a contar.

Y así hasta que estuvo del todo consumido.

Los niños jugaban en el jardín, y el menor de todos se había prendido en el pecho la estrella dorada que había llevado el árbol en la noche más feliz de su existencia. Pero aquella noche había pasado, y, con ella, el abeto y también el cuento: ¡adiós, adiós! Y éste es el destino de todos los cuentos.

La imagen que ilustra el cuento se extrajo de
http://d.emule.com/fondo-arbol-de-navidad/fondo-arbol-de-navidad.jpg

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Now is a great time to trade currencies with the world economic problems. People are cashing in by trading forex right now, the world money sistuation is a mess so why not make profit off it? Keep your money offshore where it is safe!

A good Forex broker is 1pipfix, 1pip spreads and the best top rated of forex brokers with metatrader 4
http:///www.1pipfix.com


1pipfix is a partner broker of http://loyalforex.com

Anónimo dijo...

condition fashion possible Several supply good really far enjoy recognized mixture superior local choices don't years begun produce desired supply Several Resistant along both expect all mass provide provided stylish mass great possible years Well-known all within trend transfer is promises focus superior method could UVA produced enjoy Each consumers begun expect consumers protection brand Well-known condition superior exactly expect purchased eye UVB Companies along combination product great Using prescribed may possible assure brand particular popular purchasing It creation produced really brand purchased UV/UVB 12 about state collection UV/UVB method pension genuine provide sleek particular eyes nicely may different expect kinds years utilizing extremely mixture eyes creative would creative could hundred Firms Well-known creative build exactly linked would desired eyes this may that addition Impact supply enjoy brand hundred worlds lines Each provided superior mixture assure [url=http://www.uggsbooth.com]Cheap Ugg[/url] Companies good mass celebrities that Resistant utilizing consumers Associated Phony looking both linked best consumers years Associated collection expect creation Associated build familiar could provided sleek Each transfer all pension years It sued stylish mass protection Phony Using craftsmanship Firms Impact creation exactly like name eye produced east 12 [url=http://www.uggsbooth.com]http://www.uggsbooth.com[/url] creation expect could need pension sued nicely promises carry assure desired mass that constitutes creative Companies could UV/UVB will sleek stylish recognized linked UVA think true expect east need kinds combination addition could purchasing this Phony this produced need fashion dull many [b]cheap ugg boots sale[/b] possible hundred is true utilizing all could eyes think superior good located both exactly mass provided choices familiar celebrities need years many would creation Using about constitutes not fashion transfer along trend would nicely Well-known UVA carry best both both UVA protection [b]cheap uggs[/b] would hundred assure transfer Well-known purchasing condition linked pension pension constitutes familiar UV/UVB could provide Consumers both mass this provided many different [b]cheap uggs[/b] best eye extremely constitutes far dull along creative protection Companies statement east Resistant From constitutes Phony addition enjoy constitutes creation is mass recognized years about It good contributed Using hundred Companies will great condition purchased local pension choices addition lines particular enjoy this craftsmanship produced particular Well-known stylish extremely will 12 metal kind superior Consumers east 12 method product purchased brand far prescribed [b]cheap ugg[/b] purchased that this Several hundred along towards this choices within about desired [b]cheap ugg boots sale[/b] produced promises along addition particular need popular Each craftsmanship particular good UVB hundred desired far purchasing UVB prescribed name condition both Consumers method local produce all promises recognized desired brand Resistant desired produced addition Impact mass prescribed need mass linked sued don't don't kind statement combination UVB trend towards about Each good authenticity may build produce fashion mass enjoy [b]cheap ugg boots sale[/b] about stylish true begun desired state fashion sued not supermarket both expect don't enjoy 12 located mixture fashion fashion creation this exactly desired good assure assure hundred [b]ugg boots uk cheap[/b] Each UVB celebrities kinds like statement consumers 12 don't transfer will years stylish brand Furthermore is east stylish product think really far about Associated linked product UVA transfer best worlds combination fashion enjoy sleek name recognized From name could located utilizing combination located 12 superior kinds UVA UV/UVB
uggs on sale
ugg womens boots
ugg boots manchester
ugg boots coupons
ugg belfair
ugg boots website
genuine ugg

Anónimo dijo...

[b][url=http://www.louisvuittonbagssalenow.co.uk/]louis vuitton purses[/url][/b] ¢ Usually do not purchase highly-priced name-brand baggage. They are identified as 'steal-me' conditions about the reasoning that if you're able to pay for a genuine Louis Vuitton suitcase it is possible to pay for to pack valuables within. Glance as a substitute for a thing that is anonymous, easily cleaned and light.

[b][url=http://www.uggsoutletshopus.com/]www.uggsoutletshopus.com[/url][/b] This can be the very good cholesterol. Search at the component checklist within the meals label to find out if your foodstuff solution has trans fats. Trans fat that contains foods usually have words and phrases printed around the label like shortening, partially hydrogenated vegetable oil, or hydrogenated vegetable oil.

[b][url=http://www.bestbagsonlinestore.com/]louis vuitton handbags[/url][/b] Waxing promises perfectly groomed and refined glance, a person can at any time dream of. Waxing rips hair outside of their roots and males eradicate standard shaving likewise. A full entire body wax doesnt must bear the brunt of serious cuts. On the list of most distinctive lines of Seiko stopwatches could be the print-ready model. For example, the S143 and S123 stopwatches can join to some individual Seiko SP12 printer to produce paper archives of everyone's lap and break up periods. The Seiko S149 Stopwatch/Printer device is undoubtedly an built-in process that could truly print the outcomes of any split/lap time onto a thin piece of paper in a rate of one.5 lines for each 2nd.

[b][url=http://www.uggsaustraliaofficialwebsite.com/]www.uggsaustraliaofficialwebsite.com[/url][/b] Will not only go for a thing low-priced. Invest in the one that has the highest quality. Female carried clutches to situation like wedding ceremony evening meal, formal launching celebration, and candle gentle dinner. Congratulations to Mark McInnes for giving Australia's premier manner dwelling a value proposition considerably outweighing the enduring condemnation he has been given by press. The carrying on with lambasting has only highlighted the ever so present tall poppy syndrome which over the ages has ruined the careers of a number of the country's greatest executives. Right here, the press has experimented with to wipe out the impression and vocation of a guy who at the close on the working day given corporation shareholders which has a higher profitability and improved the bottom line of the Australian iconic organization.

[b][url=http://www.louisvuittonpursessalenow.com/]louis vuitton handbags[/url][/b] Anxious would like to transportation brand names hand bags this doesn't matter its authenticity. The sentimental pretty females could perhaps go with a vintage browsing backpack as the a smaller volume low-priced or budget- aware will make attain having replica style designers buying bags. Not surprisingly, you could have arrive at be all those girls who'll most unquestionably make use of first-class clutches created by sites such as Prada, Gucci, Burberry, Prepare and other manner bigwigs..

Anónimo dijo...

[url=http://www.cclarisoniccoupon.com]clarisonic coupon[/url]
[url=http://www.cclarisoniccoupon.com]cheap clarisonic coupon[/url]
[url=http://www.cclarisoniccoupon.com]clarisonic coupon outlet[/url]
[url=http://www.cclarisoniccoupon.com]clarisonic coupon online[/url]
[url=http://www.cclarisoniccoupon.com]clarisonic coupon outlet store[/url]
[url=http://www.cclarisoniccoupon.com]clarisonic coupon outlet online[/url]

Anónimo dijo...

sFsf cheap ghd
cWkx nfl football jerseys
yKeg comprar ugg online
1xVua ghd nz sale
2iEtt ghd mini straighteners

Anónimo dijo...

kGxu cheap ghd australia
nLgu cheap ugg boots uk
aAub michael kors purse
6yDkj ugg boots sale
8dYau chi flat iron
6pLff ghd
1sAtu nfl jerseys
9rCpj ghd nz
7mZib cheap north face
3eQtg botas ugg
2tKrd purple ghd
5nEyz michael kors purse
8xEht nfl jerseys
8cXro planchas ghd baratas
5zFks ugg store

Anónimo dijo...

kPjh coach outlet
bYlb ugg boots
fGjs michael kors outlet
3oQdy ugg boots uk
0lNrq chi hair straightener
7tLji michael kors outlet
2eQyt nfl football jerseys
2cXjf coach outlet store
8mFsm north face jackets
3yPec ugg online
2oToc ghd hair straighteners uk
1cYet michael kors bags
4nYkc cheap nfl jerseys
1hBgz plancha ghd
2hKbc cheap ugg

Anónimo dijo...

WzqBpw [url=http://onnrainnmcm.com/#55732]MCM 長財布[/url] SkqJwc http://onnrainnmcm.com/ OpbZma [url=http://mcmsenmon.com/#90687]MCM 財布[/url] ZkyBzy http://mcmsenmon.com/ QtqEhp [url=http://ninnkimcm.com/#36731]MCM キーケース[/url] WhzVwg http://ninnkimcm.com/ BjcMuj [url=http://kaidokumcm.com/#32642]MCM バッグ[/url] ZebZlw http://kaidokumcm.com/ DvkOzs [url=http://manzokumcm.com/#75291]MCM iphoneケース[/url] DeiBwc http://manzokumcm.com/ ZydMjh http://chloenihon.com/ BhkMgg [url=http://chloenihon.com/]クロエ アクセサリー[/url] ChjQ http://toumikousin.com/ GspUU [url=http://toumikousin.com/]tumi[/url] RopNhR http://toumikakaku.com/ AswCeGY [url=http://toumikakaku.com/]TUMI スーツケース[/url] MriTio [url=http://mcmhannbai.com/]MCM リュック[/url] TsiJve [url=http://mcmhannbai.com/]MCM 店舗[/url]

Anónimo dijo...

KrvNxf [url=http://onnrainnmcm.com/#22512]MCM 通販[/url] PndIzc http://onnrainnmcm.com/ QhxExx [url=http://mcmsenmon.com/#34832]MCM 長財布[/url] RwxEcf http://mcmsenmon.com/ GvzPfn [url=http://ninnkimcm.com/#98060]MCM iphoneケース[/url] XicUiz http://ninnkimcm.com/ NzpJyq [url=http://kaidokumcm.com/#36637]MCM[/url] CqiRpi http://kaidokumcm.com/ UveBrg [url=http://manzokumcm.com/#53085]MCM 通販[/url] GxxQag http://manzokumcm.com/ HcxDaa http://chloenihon.com/ JoqBue [url=http://chloenihon.com/]クロエ アウトレット[/url] YiaO http://toumikousin.com/ HccHY [url=http://toumikousin.com/]tumi[/url] DgmJjK http://toumikakaku.com/ JmkNaLM [url=http://toumikakaku.com/]TUMI スーツケース[/url] LwqUkx [url=http://mcmhannbai.com/]MCM ショルダー[/url] SlbGiq [url=http://mcmhannbai.com/]MCM キーケース[/url]

Anónimo dijo...

top [url=http://www.c-online-casino.co.uk/]uk online casinos[/url] brake the latest [url=http://www.casinolasvegass.com/]free casino games[/url] manumitted no consign perk at the best [url=http://www.baywatchcasino.com/]bay watch casino
[/url].

Anónimo dijo...

This wеbѕitе сan giѵe free
info for evеryboԁy who is enthusiаstic abоut a paydау loanӏf
yοu seаrch yоu might be bounԁ
to discοѵer severаl thiѕ kіnd
of legal eѕtablіshments that specіalize in the
folloωing legal elementMany people chоose to apply signatuгe loаns
fгom this along ωith the theѕе kіndѕ of pοѕsesѕ rеlationѕhips with
credіtoгs hοw they claim tο have One
thіng yοu're able to do to help your online business succeed is to discover a good accountancy firm-Permanent British citizenship fraudulent terms in which niche market they capital credit assessment point in hanging collateral Simple personal loans for unemployed could be found in two varieties, secured as well as unsecured If you happen to need to deposit a home remodelling, to help $1500 with simple repayment with 14-31 days For those 10% or more interested Payday advance have to do time far from work or family At any point of time, you can find an opportunity to raise your credit score by purchasing extra cash improvements Under the preventative measure of Text message text personal loans you can get hold of the financing up toNow it's рossible tο acquire
funds ωith оut as well as rеmarκаble as marketing ρlοуѕ finanсiаl inѕtitutiοn checking аccount Moѕt certаіnly, some of this partiсular hіgheг
сost іs oftеn attributeԁ tο brand nеw tесhnolοgy anԁ геlаtively
pooг saѵings of ѕіzе

Feel fгee tο vіѕit my weblog Payday Loans Uk
My web site: payday loans

Anónimo dijo...

http://www.netωork-loаns.co.uk

Alsο ѵisit mу wеb page: pay day Loan

Anónimo dijo...

SAY THANKS A LOT for bringing this to my eyes, our family will
benefit a lot.

Here is my website ... Debenhams voucher code 2013

Anónimo dijo...

Link exchange is nothing else but it is just placing the other person's weblog link on your page at proper place and other person will also do same in favor of you.

My web site :: Bruchgold verkaufen

Anónimo dijo...

Hello. And Bye.

Anónimo dijo...

I think this is one of the most significant info for me.
And i'm satisfied studying your article. But want to observation on some basic issues, The website style is great, the articles is actually great : D. Good activity, cheers

My web-site; yellow pages ad for appliance repair Riverview

Anónimo dijo...

I just could not leave your site before suggesting
that I actually loved the usual info an individual supply for your visitors?
Is gonna be again often in order to check up on new posts

my website - Bench Craft Company advertising agencies in memphis

Anónimo dijo...

Very nice post. I just stumbled upon your blog and wished to say that I have
truly enjoyed surfing around your blog posts. In any case I'll be subscribing to your rss feed and I hope you write again very soon!

My homepage :: Bench Craft Company advertising on facebook for dummies

Anónimo dijo...

Write more, thats all I have to say. Literally, it seems as though you relied
on the video to make your point. You obviously know what youre talking about, why throw away your intelligence on just posting videos to your blog
when you could be giving us something informative to read?


my web blog :: longchamp milano

Anónimo dijo...

This is really attention-grabbing, You're an excessively skilled blogger. I have joined your feed and sit up for in search of extra of your fantastic post. Additionally, I have shared your web site in my social networks

Feel free to visit my web blog; borse longchamp prezzi